A todos nos gusta recordar los viejos tiempos, más precisamente aquellos de la infancia. Caracterizada por ser una de las más lindas etapas de la vida, esta sin dudas nos marca para siempre. Muchos son los recuerdos que podemos tener de ella; por ejemplo, nuestra ciudad natal, un viejo álbum de fotos, nuestros viejos juguetes. Pero sin dudas, los dibujitos animados son el emblema de la infancia de muchísima gente. En el artículo de hoy, rememoraremos las series animadas que más fama y aceptación tuvieron.

 

Tom y Jerry

De la autoría de William Hanna y Joseph Barbera, Tom y Jerry son un gato y un ratón que protagonizaron una gran cantidad de cortometrajes. Dicha serie fue producida en el estudio Metro Goldwyn Mayer en Hollywood desde el año 1940 hasta el 1958, cuando la parte de animación del estudio cerró. En el año 1963 la producción de Tom y Jerry volvió a Hollywood de la mano de Chuck Jones. Esta serie animada fue una de las más premiadas, ya que supo ganarse siete premios Óscar.

La trama de esta serie se basa en los intentos frustrados del gato por atrapar al ratón, provocando un caos terrible en la casa en que ambos conviven. Los motivos que tiene Tom por capturar a Jerry son: la típica enemistad entre gatos y ratones, el deber de Tom para con sus amos de capturar todo ratón que habite la casa, la venganza, el regocijo de atormentarlo, evitar que Jerry delate alguna de sus macanas, alguna disputa por comida, y una actividad lúdica que ambos disfrutan, entre otros. Es raro que Tom triunfe y capture a Jerry, hecho que se debe a la astucia del ratón y a la torpeza del gato. Esta serie fue famosa por mostrar escenas fuertes, que pueden ser consideradas como violentas. Ejemplos de esto son: Jerry cortando al gato en dos, Tom usando distinto tipo de armas (pistolas, yunques, hachas, explosivos, veneno, entre otras) para aniquilarlo o Jerry prendiendo fuego la cola del felino. Ninguno de los personajes habla, salvo algunos casos en los que sus voces se utilizan para expresar sentimientos de dolor o alegría. La carencia de dialogo es solventada por la riqueza de expresiones faciales y corporales utilizadas.

El Coyote y el Correcaminos

Esta serie fue creada en los Estados Unidos en el año 1949 por Chuck Jones para Warner Brothers. El autor al momento de crearla se inspiró en la obra literaria de Mark Twain que se titula Roughin It. Esta serie fue creada como una forma de parodiar al tradicional dibujo de “gato y ratón”. Ambientada en el desierto estadounidense, la animación guarda una semejanza con la serie de cómics Krazy Kat.

La trama gira en torno a los dos protagonistas. El correcaminos, un pájaro rapidísimo, es perseguido incansablemente por las rutas desérticas antes mencionadas. Su cazador es el hambriento Coyote. Pese a los esfuerzos de este último, jamás logra capturar a su presa. Todo lo contrario: todas sus estrategias se le vuelven en su contra, ya que numerosas veces se lo ve cayendo a los precipicios, recibiendo el impacto de las explosiones de dinamita, o bien siendo aplastado por un yunque. Por otra parte, la serie carece de diálogos. El único que emite sonidos vocales es el Correcaminos, con su tipico bib-bip, el cual altera notablemente al Coyote.

 

La pantera rosa

Creada por David H. DePatie y Friz Freleng, esta serie giraba en torno a tres personajes: la Pantera Rosa, quien es macho pero no habla; la Sra. Pantera, la madre del protagonista; y el hombrecito blanco, quien es el antagonista de la Pantera. Este personaje era un señor de estatura bajísima, nariz gigante y bigote.

¿Cuál otro dibujo te recuerda a tu infancia?

 

 

 

Otros ejemplos que pueden interesarte: